Imposición de manos, doctrina biblíca

Imposición de manos.                                 Imagen: Internet.

Un ejemplo claro de manifestar amor al cuerpo de Cristo es imponer las manos para bendecir, sanar y para recibir el Espíritu Santo, en Hebreos 6:1-2, se hace mención sobre imponer manos:   1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, 2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.

La imposición de manos es una doctrina fundamental que todo cristiano debe practicar. En la biblia existen  al menos 5 aplicaciones que se habla de la imposición de manos, como;

1-    Para bendecir,
2-    Sanidad,
3-    Ordenamiento ministerial,
4-    Para recibir el Espíritu Santo, y
5-    Bendiciones especiales.

1.    Para bendecir: Cristo cuando estuvo en la tierra mando a sus discípulos imponer las manos a los niños para bendecirlos, Él nunca mando que los bautizáramos a los niños. En Mateo 19:13-15, habla cuando Jesús impone las manos a los niños para bendición. 13 Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. 14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. 15 Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.

2.    Sanidad: En los evangelios constantemente se habla que Jesús oraba por los enfermos, y esto sanaban. Un caso extraordinario es cuando sano a un leproso, Jesús no temió que él tuviera también lepra sino que le impuso las manos y éste sano. Mateo 8:2-4; 2 Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 3 Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció. Fue tan claro este mandamiento que aún los discípulos de Jesús practicaban la imposición de manos; Hechos 9:17, 17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

3.    Para ordenamiento ministerial: En Hechos 6:3-6, se narra cuando fueron ordenados los 7 diáconos donde se les impusieron las manos para ordenamiento ministerial, 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6 a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Otro ejemplo claro que se debe imponer las manos para ordenamiento ministerial es cuando oraron por Saulo y Bernabé para irse de misioneros, Hechos 13:1-3; 1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.
   
4.    Para recibir el Espíritu Santo: Debemos orar unos con otros para recibir el Espíritu de Dios, para que nos dote de sus dones, pablo insta a Timoteo sobre esto, en 2 Timoteo 1:6 se habla de ello; 6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Por medio de la imposición de manos recibimos dones que el Espíritu Santo nos deposita en nosotros, claro ejemplo es cuando Pablo orar por los habitantes de Éfeso, 6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

5.    Bendiciones especiales: En Génesis (33:1-26) habla de cuando Jacob (Israel) ora por sus hijos  y estos reciben bendiciones especiales, como fortaleza espiritual, tierras, entre otras bendiciones más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada