En Aras del Cielo



“…Que todas tus acciones sean en Aras del Cielo” (Avot 2,12) el deber de cada hombre en la tierra es llegar a ser cada día mejor, cada día más sabio y en cada momento más puro que en el momento anterior. 

Porque cada nuevo día es una nueva oportunidad, cada día nos trae la posibilidad de completarnos y cada día, es un llamado del Eterno, pues está escrito: 

“Te llamé y me diste la espalda” (Proverbios 1,21

Y leemos en otro lugar: 

“Te llamé y no me respondiste” (Isaías 65,12)

Donde también fue dicho:

“Llamé y nadie me respondió” (Isaías 66,4)

Y, ¿cómo saber cuando nos llama? ¡Cuando sientas que te invade súbitamente una oleada de inspiración! (Rav Tzadok HaKohain) para atender este llamado debemos decir simplemente “Aquí estoy”, y abrir nuestros corazones. Y ¿cómo sabemos que desea Él de nosotros? Está escrito: “En todos tus caminos, conóceLo, y El rectificará tus caminos” (Proverbios 3,4) nuestro objetivo deberá ser tener al Eterno presente en cualquier cosa que hagamos, y Él promete enderezar nuestros senderos. ¡¡ConocerLo implica conocer sus senderos, y los senderos de D-os son sus mandamientos.!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario