Oficios y profesiones en la Biblia: Medicos

Jesús es conocido como el Médico de médicos. Imagen: devocionaldiario.com

MEDICOS
Doctores entre los orientales de hoy. 
Los orientales tienen dos nombres para los que se dedican a curar. Le llaman el “hombre sabio” también lo denominan con la palabra “santo”. El primer título indica la inteligencia que ellos piensan le es necesaria; y el segundo muestra su creencia de que un hombre santo tiene poder de Dios para sanarnos. A menudo llaman a los doctores uno tras otro, lo que nos recuerda de la pobre mujer quien “había sufrido mucho de muchos médicos” (Marc. 5:26), antes de ser curada por Jesús. Las enfermedades más comunes que sufre el pueblo oriental incluyen infecciones oculares, enfermedades de la piel, tisis, y fiebres maláricas y de tifoidea. Los orientales tienen un proverbio que enfatiza la importancia que dan a la fe: “Tened fe aun cuando sea en una piedra, y os recobraréis”. Ellos tienen la grande convicción que aun cuando lo creen una obligación usar los medios a su alcance, el poder real para curar, es divino.
Doctores en tiempos del Antiguo Testamento. 
Doctores ha habido desde los más antiguos tiempos bíblicos. El Código de Hamurabí, bajo el cual creció Abrahán cuando era joven en Babilonia, especifica que un cirujano que debía operar el ojo de un hombre usando un bisturí de cobre, y si el hombre operado perdía el ojo a causa de la mala operación, entonces el ojo del doctor sería sacado con un bisturí de cobre. Job habla de “médicos nulos” (Job. 13:4), cuando se refería a sus amigos que pretendían consolarle. La ley de Moisés contenía una ordenanza que prevenía que un hombre herido en riña debía ser retribuido de su tiempo perdido por quien resultara responsable de sus heridas, y añade “Y hará que le curen” (Ex. 21:19). La circuncisión era una operación de cirujano. El escritor sagrado dice que el rey Asa puso su confianza en los médicos en lugar de ponerla en Dios, cuando él dice: “y el año treinta y nueve de su reinado enfermó el rey Asa de los pies para arriba, y en su enfermedad no buscó a Jehová, sino a los médicos. Y durmió Asa con sus padres” (2 Cron. 16:12, 13).
Los doctores del Nuevo Testamento. 
En tiempos del Nuevo Testamento había muchos médicos, entre ellos, sin duda, muchos que no valían ni el nombre. En lo que concierne a la pobre mujer que había ido a muchos médicos, Marcos nos dice: “Y nada había aprovechado, antes le iba peor” (Marc. 5:26), indicando que los médicos le habían hecho mal en vez de ayudarle. Pero había médicos cuya práctica era sincera, y Lucas era un ejemplo notable. En su Epístola a los Colosenses Pablo le llama: “Lucas, el médico amado” (Col. 4:14). En las ruinas de la ciudad de Pompeya se encontró un equipo médico tan bueno como los mejores que usan las eminencias médicas actualmente. La Biblia reconoce la existencia de los médicos, pero no los coloca en un lugar prominente. El depender de Dios para sanar las enfermedades se enfatiza tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. (Véase, Enfermedades en las Tierras Bíblicas, Cap. 16).


Esta serie de "Oficios y profesiones" en la biblia fue tomada del blog Centro de Estudios Bíblicos para la edificación de la Iglesia (CEBEI), en lo que recomendamos visitar el sitio y damos el crédito correspondiente, de igual manera, se pueden comunicar con nosotros por cualquier duda o pregunta: sololabibliablog@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada