La Biblia y el Arca

El origen del Arca se encuentra en Éxodo 25:10-22. Dios le ordenó a Moisés construir el Arca para que albergara las tablas de piedra en las que Él había escrito los Diez Mandamientos. El Arca era una caja de aproximadamente 4 pies de largo, 2 ½ pies de ancho y 2 ½ pies de altura. Estaba hecha de madera de acacia y estaba cubierta de oro por dentro y por fuera.

La tapa que cubría la caja era llamada el “propiciatorio”. Estaba hecha de oro puro. Dos querubines de oro estaban montados sobre la tapa, uno en cada extremo. Los querubines estaban el uno frente al otro y las alas de uno estaban extendidas hacia el otro, eclipsando al propiciatorio.


Según Hebreos 9:4, dos objetos más fueron añadidos después al contenido del Arca. Uno de éstos era una vasija con maná, la comida milagrosa que Dios suplió a los hijos de Israel en el desierto (Éxodo 16). El otro objeto era la vara de Aarón que floreció (Números 17). Y, según Deuteronomio 31:24-26, el Arca también contenía el Pentateuco de Moisés (los primeros cinco libros de las Escrituras hebreas).
Posteriormente, estos objetos adicionales debieron haber sido removidos del Arca, ya que cuando el Templo de Salomón fue dedicado, el Arca sólo contenía las tablas de piedra con los Diez Mandamientos grabados sobre ellas (2 Crón. 5:7-10).


El Arca estaba alojada en el Lugar Santísimo, la cámara más recóndita del Templo. Una vez al año, el Día de la Expiación, el Sumo Sacerdote entraba al Lugar Santísimo y rociaba sangre sobre el asiento de la misericordia para hacer expiación por sus pecados y los pecados de la nación de Israel (Lev. 16 y Hebreos 9). Debido a que Dios le había prometido a Moisés que Él comulgaría con Israel “de sobre el propiciatorio” (Éx. 25:22), se desarrolló el concepto de que Jehová de los Ejércitos estaba entronado en los querubines del Arca (vea 1 Samuel 4:4 e Isaías 37:16).


Fuente: Lamb & Lion

No hay comentarios:

Publicar un comentario